logo
Top

Diario Noticias MX

Organización indígena condena que AMLO afirme que obras del Tren Maya no se detendrán

La Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xíinbal, considera que las declaraciones de López Obrador evidencian “una tendencia autoritaria que viola la separación de poderes y quebranta el Estado de Derecho”, luego de que el Poder Judicial otorgó una suspensión definitiva por el amparo.

La Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xíinbal, condenó las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador quien sostuvo que las obras del Tren Maya continuarán a pesar de resoluciones del Poder Judicial que ordenan parar su construcción en el estado de Yucatán.

Representada legalmente por Indignación, Promoción y Defensa de Derechos Humanos, la Asamblea Múuch’ Xíinbal consideró que la afirmación del presidente de que “el Tren Maya no se detendrá a pesar de lo resuelto de manera definitiva por un Tribunal Federal” evidencian “una tendencia autoritaria que viola la separación de poderes y quebranta el Estado de Derecho”.

La organización indígena, promotora de un amparo al que el Poder Judicial otorgó una suspensión definitiva, apuntó que “las descalificaciones permanente que el titular del Ejecutivo Federal ha hecho hacia quienes de manera legítima se oponen a este proyecto, representan una violación a la defensa de los derechos humanos”.

En un pronunciamiento insistió que las expresiones de López Obrador colocan “a quienes viven en las comunidades indígenas afectadas en riesgo, dado el contexto de alta vulnerabilidad en que se encuentran las y los defensores de los derechos territoriales y ambientales en México”.

En enero del año pasado, la Asamblea Múuch’ Xíinbal  inició un litigió por “las violaciones al derecho al medio ambiente sano y a sus derechos como pueblo maya originario, entre ellos, a obtener información y participar en las determinaciones que como pueblo pueden afectar su territorio y recursos naturales, tal y como indica el Acuerdo de Escazú, ratificado por la actual administración”.

En el juicio de amparo que promovió la organización, consideró violatoria la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental en su modalidad regional, para la construcción de los tramos 1, 2 y 3 del Tren Maya, que van de Palenque, en Chiapas a Izamal, en Yucatán.

Semanas más tarde, el Juzgado Cuarto de Distrito concedió una suspensión definitiva  al considerar que “existe una incertidumbre sobre el verdadero impacto en cuestión, por lo que debe entonces inclinarse la balanza de la justicia a favor de la naturaleza, especialmente al considerar que su impacto tiene el potencial de trascender a las postreras generaciones y no sólo a quienes habitan en la zona, sino incluso a todo el mundo en atención a la interdependencia de los sistemas ecológicos mundiales”.